Vuelve la volatilidad

Rendimiento de los sistemas

Ahora resulta que yo tengo la culpa