¿Operar con futuros es peligroso?

        

Este articulillo me motiva mucho. Y es que me encanta desmontar mitos. En este caso, anticipo, el mito va a caer a medias. Sigan leyendo y fórmense su propio criterio después.

Hay una creencia común entre los inversores y especuladores sobre el mercado de futuros. Muchos con solo oir la palabra ya se tapan los oídos o bien se preparan para escuchar frases grandilocuentes sobre inmensos beneficios y/o riesgos descomunales. No es mi intención aburrir al lector con la teoría necesaria porque hay muchas y muy buenas fuentes disponibles para estudiarla. Pero para llegar al fondo de la cuestión es necesario entender el concepto de apalancamiento.

Los mercados de futuros, son mercados en los que, por definición, no es necesario disponer en la cuenta de toda la inversión que se desea realizar. Y eso se llama apalancamiento. Podemos complicar la teoría hasta el infinito definiendo ratios y demás para ser más rigurosos, pero en el fondo es eso. Yo quiero invertir 10.000€ en acciones de telefónica y lo puedo hacer teniendo únicamente 1.000€ en la cuenta utilizando contratos de futuros. De tal manera que, si hiciera esto, podríamos decir que tengo un apalancamiento de 10 a 1. Es decir, yo estoy invirtiendo (en realidad) 10 veces el dinero que tengo en la cuenta.

El efecto del apalancamiento es perverso. Porque obviamente juega a favor y en contra de la misma manera. Si mis acciones de telefónica se mueven a favor de mi posición un 1%, yo habré ganado 100€ lo cual es un 10% de mi capital depositado. Y al revés lo mismo. Apalancamiento 10 a 1. Este apalancamiento es lo que da miedo a la gente que no conoce los fundamentos. ¿Por qué? Pues porque lo ven como un arma de doble filo que es poco mejor que ir al casino. Tan pronto puedo ganar mucho como perder mucho. Y esto es absolutamente cierto.

Ahora bien, lo que muchas veces no se plantea el operador, es que esta capacidad de apalancarse se puede utilizar a nuestro favor para reducir el riesgo. ¿Qué ocurre si para comprar esos mismos 10.000€ de acciones de telefónica utilizo también contratos de futuro pero en lugar de depositar 1.000€ para esa misma operación deposito 20.000€? Ya se puede deducir que no tengo un apalancamiento de 10 a 1 como tenía anteriormente sino 0.5 a 1. Es decir, mi cuenta va a recoger la mitad del movimiento del subyacente. Si TEF se mueve a mi favor 1%, yo sigo ganando los mismos 100€ pero ahora eso representa un 0.5% de mi cuenta. Es decir, he utilizado el concepto de apalancamiento que conlleva el mercado de futuros para REDUCIR el riesgo de participar en el mercado.

De tal manera que se puede comprobar que la idea consiste en entender bien como funciona el mercado y dimensionar las posiciones de acuerdo a ello y al riesgo que queremos asumir. Podemos (y debemos) dimensionar nuestras posiciones para perder justo lo que queremos perder si las cosas van mal. Vamos a ver un ejemplo concreto y real.

Ahora mismo el futuro del Eurostoxx50 cotiza a 2800 puntos. Este contrato vale entonces 28.000€ (su bróker le informa sobre esto sin problemas). Ahora supongamos que yo pienso que el mercado va a seguir subiendo. Sin embargo, como nadie es infalible (y menos yo) me voy a poner un límite por abajo donde ya me replanteo si mi escenario es correcto. En concreto pienso que si el mercado se vuelve y rompe a la baja el nivel 2770 puede que ya no sea alcista. De tal manera que estoy dispuesto a perder 2800-2770=30 puntos en esta operación. Esos 30 puntos valen 300€.

La pregunta que me hago a continuación es: ¿Qué porcentaje de mi cuenta estoy dispuesto a arriesgar en esta operación? Supongamos que yo estoy dispuesto a arriesgar no más del 1% de mi saldo. La cuenta es bien sencilla entonces. Dado que puedo perder 300€, ¿qué saldo tengo que tener para que esos 300€ representen el 1%? Está claro: 30.000€. De tal manera que yo calculo que por cada 30.000€ que tenga de saldo en cuenta puedo comprar un contrato. Si tengo 60.000€ puedo comprar dos contratos y aún así perder "solo" el 1% de mi cuenta si las cosas salen mal. Y así sucesivamente.

De tal manera que SOY YO quien decide el riesgo que quiero asumir participando en este mercado. No es el mercado quien manda. Soy yo.

Así que, como conclusión, el mercado de futuros en si mismo NO es peligroso. De hecho puede ser incluso menos peligroso que participar en el contado. Lo que SI es peligroso es participar en el sin tener los conocimientos suficientes. En ese caso es cuestión de tiempo hasta que acabemos en banca rota, créanme. Luego fórmense lo mejor que puedan. No operen sin saber lo que hacen.

 

Saludo y suerte en el trading,

 

Horace

 

 

 

 

 

 

Esta mañana he leído un post que me ha gustado mucho sobre psicología

Ibex 35 Mensual