¿España e Italia fuera del Euro?

Estos días está siendo muy comentado y seguido un artículo brevísimo de un ilustre premio nobel cuyo nombre no voy a mentar para no darle más publicidad. En el básicamente se anticipa la salida de Grecia del EMU y posteriormente la de España e Italia provocada no tanto por su situación particular sino por el pánico generado por lo de Grecia.

Como ustedes saben yo de estas cosas mucho no se, pero he querido mirar un poco los números (no del artículo porque no pone ni uno solo) sino de lo que hay debajo de su análisis, con el fin de hacerme una idea de que podría conllevar una situación como esa. Pues bien, lo cierto es que rápidamente he llegado a la conclusión de que un escenario como ese es, sencillamente, imposible que ocurra. Y no me refiero a imposible en plan cisne negro de poca probabilidad sino imposible de imposible. Que no puede pasar vamos. O mejor dicho, no es que no pueda pasar sino que no le interesará a nadie que pase. Y cuando digo a nadie me refiero a nadie DE VERDAD. Veamos cual sería la magnitud de semejante evento.

Hasta ahora han tenido serios problemas de liquidez unos pocos países: Irlanda, Islandia, Portugal y Grecia que sepamos. Para que se hagan una idea del orden de magnitud, aquí un gráfico que representa el “tamaño” de la economía de estos 4 países en comparación con el tamaño de la economía de los 17 “fundadores” del euro.

image

Baste decir que, sumados, juntan aproximadamente el 5.7% de PIB del conjunto. Islandia, que casi no salió en los periódicos, aporta 0.1%. El que más aporta es Grecia que suma un 2.2% si sus números fueran ciertos. Es decir, ninguno de ellos es realmente representativo económicamente hablando de la moneda y del potencial del conjunto. Hablando claro, cualquiera de ellos podría no haber estado en la zona euro y la historia no sería muy distinta. Incluso hoy en día no sería muy traumática su salida.

¿Pero qué pasa con Italia y España? Aunque no son los países campeones, veremos como estamos en o cerca del podio:

image

España cuenta más o menos el 11.5% del PIB europeo e Italia el 17%. Entre ambos suman más que Alemania (primer puesto con 27%) y bastante más que Francia (segundo con 21%).

Por cierto, no he comentado antes que el autor del estudio también dice que la única manera de evitar el desastre es que Alemania salve a España e Italia. A mi, que no se mucho de esto, se me antoja una tarea un poco titánica considerando que España a Italia conjuntamente producen en un año lo mismo que Alemania.

Pero a lo que vamos, la salida de España e Italia del Euro (sumada obviamente a la de Grecia, Portugal e Irlanda) supondría solamente pensando en estos números, que el euro estuviera ahora respaldado por 30% menos potencia económica que la de ahora. O sea que nos quemamos a lo bonzo porque se vaya Grecia (que pesa un 2%) y planteamos escenarios en los que se sale el 30% del PIB.

Bien, pero ¿por qué no es posible que ocurra esto? Este es un evento que, salvo que se le den 10 años para ocurrir, nos lleva a un escenario totalmente apocalíptico. El mundo está en este momento tan integrado que un evento de esa magnitud provocaría sin duda ninguna el desplome en cascada de todas las economías modernas. Los bancos y gobiernos tenedores de la deuda de los países expulsados y de las acciones de sus compañías quebrarían de inmediato. Sus balances, en cuyos activo figuran participaciones en fondos de pensiones, deuda soberana, deuda corporativa y otras lindezas afectadas, pasarían en cuestión de meses a situación de disolución. ¿Por qué? Pues porque de la noche a la mañana sus activos pasarían a valer la mitad o un tercio de lo que valían. Y eso en el mejor de los casos.

¿Así que que nos queda? Algunos dicen que los países emergentes dejarían de ser emergentes y acelerarían su tantas veces vaticinado dominio mundial. Pues miren, no. No por dos motivos. Primero porque ese verían igualmente afectados en lo anterior que el resto, pero segundo porque todos ellos, sin excepción, han estado apostando de manera decidida por el Euro desde que se creó. ¿Y porque digo esto? Pues verán.

La moneda de reserva es la moneda en la que los países guardan su dinero “líquido”. Por norma se suele considerar que la moneda de reserva debe ser siempre la moneda más segura del planeta. En su día fue la libra esterlina hasta que dejó de serlo en favor del dólar. Hoy  el dólar sigue siendo la moneda de reserva a nivel mundial, pero esto no es así en el caso de los países emergentes. Vean que curioso este gráfico que he preparado con datos del FMI:

 

image

En el se aprecia claramente lo que he dicho antes.

El porcentaje de reservas en dólares y en euros no ha cambiado de manera notable a nivel mundial desde que se creó el euro hasta ahora. Sin embargo, en las últimas dos columnas de la derecha se puede ver claramente como los países emergentes SI han ido dando cada vez más peso al euro en detrimento del dólar. Y este trasvase no ha cesado con la crisis actual, más bien al revés. En 2009 los países emergentes tenían un 34% de sus reservas en euros y ahora este número llega al 68%!! Han acelerado el proceso  con la crisis !!

De tal manera que a Brasil, China, Rusia, etc. tampoco les va a convenir mucho que el euro de repente pierda un 30% de volumen mundial.

Así que, en mi opinión, este señor puede ser que sepa mucho de la economía de los libros pero de la economía real no sabe nada. El escenario que pinta es absolutamente apocalíptico y a nadie le interesa que eso pase. Así que no va a pasar.

Más le valdría generar confianza en lugar de vender titulares a base de asustar a la gente. Y se lo dice uno que gana mucho más dinero en los escenarios adversos. Pienso que si este señor se ganara el dinero en la calle en lugar de dando conferencias no habría dicho lo que ha dicho.

 

Saludos y suerte en el trading,

Horace

¿Cuánto dinero dedicar a Sistemas Automáticos de Trading?

Resultado de las carteras mes de Abril